NUEVO:

- Calendario del curso publicado (acceder en la barra lateral derecha)

- Matrícula. Ya puedes realizar el paso 3: MATRÍCULA OFICIAL, SOLO PARA LA ESO.

Consulta nuestra publicación escolar

DISFRUTANDO DEL PAISAJE CULTURAL DE RISCO CAÍDO

Siguiendo con la aventura, ahora le tocó al alumnado de 2° de la ESO que, siguiendo las huellas de sus hermanos mayores de 4º, realizaron una visita al entorno del paisaje cultural del Risco Caído. En este caso, cambió algo el escenario y disfrutaron del yacimiento de Cueva Caballeros y del paisaje que se puede ver desde esta cornisa privilegiada de la Caldera de Tejeda. 2º B y C fueron el 13 de diciembre y los grupos A, D y E el 18 de diciembre.

La actividad se incluye en el proyecto de Patrimonio del centro y ha sido organizada por los departamentos de Educación plástica y visual, Educación física y Geografía e Historia. Raquel García, Corima Déniz, Nicolás Cabrera, Etelina Sicilia, Irene Cañada y David Pérez fueron los profesores acompañantes.

La ruta partía de la base de la montaña de los Moriscos, en el Paisaje protegido de las Cumbres. Hacía algo de frío, pero enseguida y tras unas breves explicaciones y unos estiramientos, emprendimos la marcha. Después de pararnos en la Cruz de los Moriscos y ya con un sol agradecido nos dirigimos hacia Cueva Caballeros.

Este yacimiento que se encuentra dentro del Santuario de Risco Chapín junto la Cueva Candiles además de contar con algunos grabados de triángulos púbicos ofrece unas espectaculares vistas a la Caldera de Tejeda y a otros lugares del Paisaje cultural de Risco Caído como El Bentayga o Acusa. Y tras maravillarnos con esas vistas, volvimos a la capital con las pilas muy cargadas.

Señalar por último, que el jueves 13 nos acompañó el proyecto Senderos sin barreras para hacer un nuevo pateo inclusivo, en el que Juan e Ivette pudieron participar y disfrutar con y como el resto de sus compañeros de esta jornada.

Esta gran experiencia nos recuerda una vez más la grandeza de las maravillas y los tesoros que nos rodean. El patrimonio que no se conoce, no se ama.

Compartir: 

Actividades del primer trimestre del proyecto "El entorno, aula de aprendizaje e inclusión"

Este proyecto, cuyo objetivo es la adecuada independencia, autonomía personal y en el que cada alumno/a experimente sensaciones y emociones satisfactorias en todos los ámbitos del desarrollo personal, cognitivo, físico y emocional, mediante la práctica de actividades físicas en el medio natural canario, propiciando la adquisición de conductas relacionadas con la inclusividad, el conocimiento y uso de los servicios y administraciones, de la oferta cultural y de ocio de la isla, ha desarrollado en el primer trimestre las siguientes actividades:

  1. Actividades lúdicas en la playa de las Canteras. 

  2. Caminata al Atlante. Desayuno saludable.

  3. Ludosport. Parque Juan Pablo II

  4. Teatro Cuyas West Side Story. Amor Sin Barreras”

  5. Banco de España.

  6. Jefatura Superior de Policia de Canarias. (Algunos alumnos/as pudieron renovar su DNI o su Pasaporte)

  7. Equinoterapia (Siendo está actividad la que más ha gustado al alumnado y que repetiremos en tres sesiones más en el mes de enero)

A muchas de estas actividades nos han acompañado alumnos/as de los cursos de 2º A,C y D de la ESO.

    Compartir: 

    Ruta cultural: "Tras las huellas de los ingleses"

    Todos los grupos de 1º de Bachillerato del IES SIETE PALMAS realizaron una ruta cultural en Las Palmas durante la mañana. Organizó la profesora Clara Ortíz y acompañó el profesor Narciso Rodríguez, ambos del departamento de Inglés, con la colaboración de Guillermo, el guía de la ruta. La actividad, que fue realizada íntegramente en lengua inglesa, ha sido valorada muy positivamente tanto por los profesores como por el alumnado, recomendando realizarla en los próximos cursos.

    Reseña histórica

    La ciudad de Las Palmas de Gran Canaria que hoy conocemos es fruto de la interacción de varias culturas. Sin lugar a dudas, a finales del siglo XIX y principios del XX una de las culturas que más dejó su impronta en nuestra ciudad fue la cultura británica.

    El núcleo fundacional originario, Vegueta y Triana, fue el único lugar habitado por los ciudadanos de Las Palmas de Gran Canaria hasta bien entrado el siglo XVIII. Fuera de él, hacia La Isleta, todo eran arenales "sin ningún valor", como bien señala el propio Domingo J. Navarro en su obra Recuerdos de un noventón

    Las posibilidades que ofrecía la isla para el crecimiento de la ciudad hacia el norte solo fue vista por los británicos, que estaban desprovistos de los "valores" de la burguesía local, que creía "poco digno" el trasladar su residencia al "desierto" próximo al puerto de la Luz.

    Nombres como Doorly, Elder, Pery Blandy, los herederos de Wood, Blottnitz, Miller, Swanston, la compañía Elder y Dempster, la General Canary Company, la Blandy o la Grand Canary Coaling Company de Sir Alfred L. Jones estarán siempre ligados al nacimiento de la zona hoy denominada Ciudad Jardín, en un principio conocida como "Barrio de los Ingleses".

    La aportación británica tampoco pasa desapercibida en la actividad económica local. El plátano, el tomate y el turismo, entre otros, recibieron un gran impulso de manos de súbditos británicos que decidieron establecerse en Gran Canaria. Esa aportación cultural y económica creemos que no puede ni debe ser olvidada, ya que forma parte de nuestra historia y como tal debe ser transmitida de generación en generación, porque sin ella no se podría entender la Canarias del siglo XXI.

    Compartir: 

    Páginas